A very funny little boy.

Disminuyendo la brecha de ‘Palabras’

 

Existe una brecha en los logros académicos entre los niños de familias profesionales, los de familias de clase trabajadora y los de las familias que reciben ayudas sociales por pobreza. Hay una relación directa entre el nivel socioeconómico y el desarrollo del lenguaje hablado, o sea, mientras el nivel socioeconómico aumenta, también aumenta el tamaño del léxico, la diversidad del vocabulario y la complejidad gramatical. Se han realizado muchas investigaciones acerca del asunto para implementar programas educativos que ayuden a disminuir la brecha.

En su publicación Talking to Children Matters: Early Language Experience Strengthens Processing and Builds Vocabulary, Adriana Weisleder y Anne Fernald indican una razón para tal brecha del lenguaje entre los niños: “Una fuente de variabilidad en el ritmo de aprendizaje del lenguaje es el acceso diferencial al mismo y los gestos utilizados por quienes los crían. Algunos padres hablan más y usan un vocabulario y gestos más ricos que otros padres. Estas diferencias en la cantidad y calidad de la entrada del lenguaje son en parte la causa de futuras discrepancias del desarrollo léxico y gramatical entre los niños, tanto dentro como entre niveles socioeconómicos” (Hart y Risley, 1995; Hoff, 2003b; Huttenlocher, Waterfall, Vasilyeva, Vevea, y Hedges, 2010; Pan, Rowe, Singer, y Snow, 2005; Rowe y Goldin-Meadow, 2009, citado por Weisleder y Fernald, 2013, pág. 2143). Por lo tanto, la calidad y cantidad de exposición al lenguaje que recibe un niño, luego influenciará directamente su desarrollo del lenguaje, que será la base para los logros académicos. Otro estudio realizado por Fernald, Marchman y Weisleder (2013) acerca de la influencia del nivel socioeconómico en la eficiencia para procesar el lenguaje también demostró que probablemente la brecha socioeconómica es resultado de la variación del tipo y cantidad de la experiencia/exposición del lenguaje, o sea, las oportunidades de lenguaje. Ellas también sugieren una variabilidad aparente del compromiso y producción verbal dentro de las clases sociales, no solo entre las mismas.

 

Cabe señalar que la diferencia de lenguaje causada por el nivel socioeconómico no está solamente dada por el nivel educativo de los padres sino también por el efecto de los factores de interferencia, como las condiciones de hacinamiento, el alto nivel de estrés familiar y el acceso reducido a los recursos (Evans, 2004, citado por Weisleder y Fernald, 2013). La siguiente es una tabla que ilustra cuán amplia es la brecha en la exposición a las palabras:

 

El Nivel Socioeconómico Cantidad promedio de palabras oídas por hora
Niño medio que recibe ayuda social 616
Niño medio de la clase trabajadora 1,251
Niño medio de una familia profesional 2,153

* Citado por Heart y Risley (2003) a partir de un estudio de más de 1,300 horas de interacciones casuales entre padres y sus hijos de 7 meses a 3 años de edad, aproximadamente.

 

Descubra como puede afectarle a Ud. y su bebé esta variación en la exposición a las palabras y la consecuente habilidad en el proceso del lenguaje, más allá del nivel socioeconómico en el próximo boletín de Baby Says More™.

Para más información, por favor Ud. diríjase a:


Fernald, A., Marchman, V. A. & Weisleder, A. (2013). SES differences in language processing skill and vocabulary are evident at 18 months. Developmental Science, 16(2), 234–248.

Hart, B. & Risley, T.R. (2003). The Early Catastrophe: The 30 Million Word Gap by Age 3. American Educator, Spring 2003, 4-9. Retrieved from http://www.aft.org//sites/default/files/periodicals/TheEarlyCatastrophe.pdf

Weisleder, A. & Fernald, A. (2013). Talking to children matters: Early language experience strengthens processing and builds vocabulary. Psychological Science, November 2013 24: 2143-2152.

Español
Simple Share Buttons