Acerca de mi

Acerca de Michelle Lerner

Michelle Lerner es la fundadora de Baby Says More™. Ella ayuda a los padres como Uds. a enseñar a sus bebés el lenguaje por señas para bebés dentro de su ambiente natural de lenguaje. Michelle recibió una licenciatura en las ciencias del habla, del lenguaje y de la audición en la Hofstra University y un máster de ciencia en fonoaudiología en la Teacher’s College Columbia University. Tiene un certificado de competencia clínica de la ASHA (Asociación Americana del Habla, del Lenguaje y la Audición) para patólogos del habla y del lenguaje (CCC-SLP), una licencia del estado de Nueva York para practicar fonoaudiología y el certificado profesional para profesores de alumnos con discapacidades del habla y del lenguaje (TSSLD) con una extensión bilingüe en ingles/español del instituto bilingüe en la Teacher’s College Columbia University.

Amor por los niños

Nací el 5 de enero de 1984 en Manhasset, Nueva York. Desde muy pequeña he sentido una inclinación especial hacia el cuidado de bebés y niños y nunca me podía resistir a levantar en brazos a cualquier niño que se cruzaba en mi camino. Para los amigos de mis padres era genial tener una niñera itinerante y además…gratis. Hasta que cumplí 11 años y empecé a ser una niñera en toda regla de una familia que tenía dos niños, de dos y seis años. La primera noche fue emocionante y también un gran desafío, ya que un “accidente” inesperado me obligó a pasar parte de la tarde buscando un charco de agua que la niña de dos años había hecho en aquel maravilloso y brillante suelo de mármol. Eso no me desanimó en absoluto y continué con el largo camino de ser niñera y empecé a forjar vínculos con las familias más jóvenes de mi comunidad.

Vida de una Niñera

Durante mi carrera en la Hofstra University y el postgrado en la Columbia University, trabajé a media jornada para diferentes familias con niños de entre 2 y 7 años. Y es allí donde se abrieron mis ojos al aprendizaje empírico. Una niña de 6 años a la que cuidaba tenía como deberes la siguiente tarea “escribir una lista de palabras que terminan en -s/ción.” En este momento su padre le sugirió que escribiese la palabra ‘tracción’. “Sabes…cuando papá está conduciendo y presiona los frenos, el coche para. Eso es la tracción.” Mientras miraba la expresión confundida de la niña dudé si intervenir o esperar mi turno. Más tarde la madre le explicó el uso de los frenos de la bicicleta, el ejemplo acercaba cada vez más a la realidad, pero todavía no se encendía la lamparita. Y por suerte llegó mi turno, teníamos el contexto perfecto para enseñar lo que era ‘la tracción’ una noche fría y cubierta de nieve en Nueva York. Así que le pregunté a la niña, “¿Vamos fuera?, ¿qué zapatos te vas a poner?” Ella me miró con cara de suficiencia como si yo fuese un bebé y me contestó: “Las botas de nieve claro, así no resbalaré.” Entonces, le pregunté por qué creía que no iba a resbalar con las botas de nieve y ella respondió “la suela de goma de las botas evitará que me caiga.”

Gracias a mi trabajo encontré mi Santo Grial, “la experiencia es la técnica más prometedora para el aprendizaje.” Por suerte esta lección la aprendí al inicio de mi carrera. Hoy en día a los niños se les inunda con información que se enseña a través de tarjetas educativas, hojas de ejercicios, etc… pero ¿ que ocurre con la noción de aprendizaje en un contexto? , tal y como os he demostrado con mi ejemplo, no hay mejor aprendizaje que el que se realiza dentro del contexto idóneo, aunque no sé porque no parece estar de moda. Déjeme preguntarle algo: ¿Aprendió a comunicarse a través de tarjetas educativas?

Una Educadora

El siguiente paso en mi carrera, fue en el sistema escolar de la ciudad de Nueva York como terapeuta del habla y del lenguaje para alumnos de todas las edades con diagnósticos variados. Mi especialidad fue, y todavía es, la comunicación aumentativa y alternativa (AAC); es decir, cualquier forma de comunicación alternativa que reemplace o facilite la comunicación verbal, como las señas, los gestos, los libros de comunicación y los comunicadores portátiles con voz de salida. Principalmente trabajé con adolescentes con Trastorno de Espectro Autista (TEA). Frecuentemente la gente con TEA necesita más de un modo de entrada del lenguaje, auditivo (a través de la verbalización) y visual (a través de señas), para mejorar la comprensión en total.

Fuera del ámbito laboral, nació mi primera sobrina. Aproximadamente hacia los 3 meses, decidí introducir el lenguaje de las señas para bebés. Enseñé a sus padres como acompañar las palabras con señas para bebés de forma rutinaria dentro de su entorno natural del lenguaje. Tuve la posibilidad de trabajar con ellos constantemente ya que vivía a tan sólo una manzana. Mi sobrina empezó el camino primero a través de la observación y luego de la aproximación, finalmente, con 9 meses más o menos, ya podía comunicar sus necesidades y deseos básicos e incluso podía expresar frases de cortesía (como “por favor” y “gracias”) utilizando el lenguaje por señas para bebés. La interacción entre mi sobrina y yo se realizaba a través del baile y las señas, así que cuando ella empezó a llamar a los miembros de su familia por su nombre (un poco después de su primer cumpleaños) mi “nombre” siempre se acompañaba de un movimiento de baile y la seña correspondiente… ¡Para eso están las tías¡

Además, mi papel de terapeuta del habla y del lenguaje en el sistema escolar me ofrecía la oportunidad de cumplir muchas funciones, incluso la de profesora adjunta en Marymount Manhattan College. El curso estaba orientado a los alumnos con doble patología, en terapia del habla y del lenguaje y educacióny que estaban trabajando en su certificación de enseñanza (TSSLD). El papel de profesora era muy gratificante y desde entonces se ha convertido en uno de mis objetivos a largo plazo.

Hoy en Día

Actualmente, vivo en el extranjero buscando el programa de doctorado perfecto mientras afino mi lengua multilingüe (específicamente, Ingles/Español). Empecé Baby Says More™ para combinar mis pasiones de lenguaje, niños y viajes. El hecho es que la comunicación es la raíz de todos las relaciones que forjamos durante la vida, incluso las que comienzan en el útero. Mi meta es ofrecer a los padres la oportunidad de comunicarse con sus hijos tan pronto como sea posible…y con la gran ventaja de poder ofrecer este servicio en su propia casa, o sea, dentro del ambiente natural del lenguaje de su hijo/a. Enseñarle a su bebé a comunicarse con señas requiere tiempo y compromiso, y no es necesario que Ud. compre ninguna herramienta especial de aprendizaje. No olvide que si disminuye la necesidad de llorar de su bebé, se reducirá ese sentimiento de ansiedad que siente tanto usted como su bebé.

El Futuro

De ahora en adelante voy a seguir ayudando a la gente en todo el mundo a comunicarse con su bebé a través de las señas, y eliminar la idea que se tiene equivocada, de que el uso del lenguaje por señas con su bebé, puede “retrasar” el desarrollo del lenguaje verbal. De hecho voy a incorporar mis investigaciones respecto al lenguaje de señas para bebés en un programa de doctorado. Mi meta es realizar todas estas investigaciones y estudios mientras ayudo a gente con capacidades especiales en su desarrollo a comunicarse a través de métodos alternativos.

 

Español
Simple Share Buttons